Y al final llegó

escrita por Roma dedicada a Isabella

martes 4 febrero 2014    3.00 corazones

 Tenía mi casa construida en tu camino, mis sueños forjados en tu alma y los tuyos forjados en mi pecho, sellados con fuego. Acostumbrado a sentirte a mi lado y  convirtiéndote en mi ilusión de cada día,  hoy que ya no estás a mi lado me siento como la persona más torpe del mundo. Mis manos te buscan inútilmente a mi lado como antes, ansiosas de ti y mis lágrimas amargan la faz de este chico que te ama, que ha intentado ser lo mejor para ti. Ahora  me dejas casi sin mirarme a los ojos, solo, en medio de un camino por el que me has llevado y ahora me dejas a mi suerte, sin más. Espero que encuentres la felicidad allí donde vayas, que consigas lo que te propongas y que seas más sincera contigo de lo que nunca lo fuiste con me. Eso sí, cuando celebre mis logros en un futuro, no vengas por favor, ya no necesitaré beber de tu compañía. Ciao bella.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información