Tarde de Junio

escrita por Mane dedicada a Eterna enamorada

jueves 5 febrero 2015    2.40 corazones

Un sol de atardecer iluminaba tu rustro la primera vez que te vi, a ti  mi amada, hermosa como una rosa y pura como el agua de los manantiales. Gracias por haber llegado a mi vida y hacerme sentir tan vivo y feliz, como nunca antes había sentido.

Dude que fueras para mí. Porque lucias inalcanzable, con esa sonrisa hermosa solo tuya, esos ojos que me miraban enamorados desde tu interior y una pureza que brotaba a flor de piel. Podía mirarla y contemplarla. Así como se contempla al amanecer, el atardecer o a la luna y las estrellas. Mis ojos no habían visto tan maravillosa creación. ¿Pero?...  ¿Serias mía solo mía? Únicamente sabía que Te amaría como nunca había amado, porque desde que te conocí, dude de haber estado anterior mente enamorado. Y así fue, DIOS me bendijo  poniéndote justo frente a mis ojos y solo bastarían segundos para que mi corazón palpitara a mil. Que Sublime sensación de una orquesta en mi pecho, una orquesta que entonaba melodías de amor por ti mi amada mi princesa, salida de cuentos de hadas y regalada a este mundo para que se gozara de tu presencia.

Quién lo diría; que aquella tarde que empezó como cualquier otra, terminaría como la mejor tarde de mi vida, una tarde que no olvidare, porque una historia de amor donde  tú y yo seriamos los protagonistas, cambiarían tu vida y la mía.

Eternamente agradecido, a ti  tarde de junio.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información