Sueños y letras.

escrita por Dune dedicada a La Nena

viernes 13 enero 2017    2.72 corazones

 Hoy no te escribo para enamorarte y ni mucho menos para agobiarte. Hoy no quiero tatuar en el móvil esas palabras que a pesar de sentirlas tan adentro, no son más que palabras con emblemas unidos a ellas, palabras fáciles y universales como te quiero, te adoro, me encantas o para siempre...hoy no...

Son las diez de la noche, y al subir a mi habitación a poner un poco de orden sobre el maravilloso desorden que hemos montado antes, me he dado cuenta de que si la habitación estuviera a oscuras, y no viera nada (ni un poquito), creería que estás ahí, podría pensar que has entrado sin darme cuenta, con tus llaves de colores, tal vez mirándome desde la escalera mientras te escribo con la televisión apagada y la música muy bajita...

Podría creer, que te has sumergido en la oscuridad y estás tumbada mientras Coco, devora lo que queda de su vaca de plástico a los pies de la cama, podría pensarlo (tan solo por un instante) porque aún puedo acariciar tu olor en el aire que flota muy lentamente. Y aquí estoy inmóvil, sin pensar, tal vez buscándote bajo una absurdidad absoluta mientras te respiro, muy poco a poco...no pretendo que tu esencia desaparezca, nunca.

Ya sé que puede parecer una locura, pero pienso que mientras esté aquí, despierto, y tú allí pérdida al fondo de ese pasillo sin fin, no se desbaratará el cielo, y la tierra seguirá girando bajo las estrellas con una cadencia perfecta.

Pienso que, mientras estás lejos, dormida o despierta, alguien debe vigilar para que las pesadillas no te toquen. Alguien debe tener la luz encendida y quererte, tal vez la enciendo porque a mi también me da miedo aquellas cosas que desconozco, tal vez temo no dejar de querer despertarme en la misma cama contigo, tal vez...

Pero hoy de alguna manera (es incoherente, ya lo sé), mientras escribo todo este caos de palabras que brotan alocadas de mis dedos, sostengo este extremo del universo para que no caiga sobre ti, para que cuando amanezca el mundo siga girando y tu formes la pieza más bonita que exista en él.

¿Sabes una cosa? aquí tumbado, es curioso, me doy cuenta ahora, que te estoy hablando como si estuvieras a mi lado, mirándome, mientras respiras tan tranquila... entonces si fuese así, si notara tu calor tan cerca podría preguntarte sin hablar: «¿Bailas?». Tú sonríes, y te tomo de la mano, con mi otro brazo rodeo tu cintura y giramos, cerca, muy cerca, mientras el clarinete se eleva y amanece sobre Madrid...así son los sueños, ¿verdad?...a veces son tan bellos como un amanecer en algún puerto perdido que languidece a las orillas de una playa olvidada, otras veces son tan preciosos como tú.

Me he fijado con el paso del tiempo en algo increíble que ocurre cuando estamos en la cama y nos perdemos solos tú y yo. Cuando te miro a los ojos (a veces) y solo por un momento, cambian ligeramente de color, aparecen finas líneas traslúcidas amarillas sobre tu pupila, es un espectáculo, pero cuando los cierras, al abrirlos de nuevo esas pinceladas casi mágicas desaparecen, entonces vuelven a brillar como lo hacen siempre.

Pensarás que son tonterías mías, pero me gusta mirarte, aveces embobado, como lo hace un niño frente al escaparate de un juguetería, mientras mancha de helado el cristal con sus dedos...anonadado.

Vaya, en unas horas el mundo se pondrá en pie de nuevo, los coches ladrarán sobre la carretera, el sol nacerá sobre nosotros cubierto de nubes y tu corazón de purpurina seguirá en mi pared, la Tierra girará en su línea y seguiré sujetando el universo para que no se cierna sobre ti, todo está en su sitio, mientras, yo en medio de este caos lleno de orden, con el peso del infinito sobre mis brazos, te echaré de menos, como lo hago siempre...


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información