Sueños locos

escrita por Dimitri dedicada a Un sueño

sábado 9 febrero 2008    2.89 corazones

A ti, al titulo de la canción más bonita de Serrat:

Aunque esto sea una carta nunca encontrara su destino, porque como los sueños, nunca se hará realidad.

Y de eso va este conjunto de letras sin sentido, de los sueños, nunca me había pasado esto, es muy típico hablar de la mujer de tus sueños, pero nunca sueñas con ella (dicen los científicos que si piensas en algo antes de dormirte lo más probable es que no sueñes con el) y yo no quiero pensar en ti, para poder soñar contigo.

Sé que no eres la mujer de mis sueños, y también estoy seguro que yo no soy el hombre de los tuyos…pero también dicen que el tiempo cura las heridas, y por lo visto de las mías se olvidó.

Aun sabiendo que lo nuestro no tiene remedio sueño contigo, y me gusta, porque aunque no te pueda tocar, aunque no te pueda oler...te puedo ver, y te puedo ver sin que tu veas como yo te veo, porque si me vieras me dolería más la derrota. A mi no me gusta perder, pero contigo he perdido así que, así como tu no me recuerdas tu victoria yo procuro no recordarte mi fracaso. 

No quiero ser uno más de los locos acosadores q te dan igual, a pesar de que sé que te doy igual y también sé q soy un loco, pero por lo menos no quiero ser uno más de tantos, ese es mi gran miedo, ser tan solo uno más.


Por las noches me cuesta mucho dormirme, y últimamente cuando lo hago sueño contigo, son estupideces, pero me sirven para despertarme con la melancolía que guardo en el lado izquierdo de mi pecho, la cual no quiero mostrar. El otro día soñé q te veía con tus compañeros de clase, yo estaba dormido apoyado en una columna, y veníais a hablar conmigo, yo al principio me escondía para q no me vieras (sigue dándome la misma vergüenza como al principio hablar contigo, porque tengo esa sensación de que puedes hacer conmigo lo que quieras), pero disimule ese temor, y después de un tiempo hablando uno de tus compañeros decía que no sabia porque razón te habías separado de mi, con lo buen chico que era, yo te miré y tu soltaste una sonrisa cómplice, ese fue el fin del sueño, lo dicho, una estupidez, pero el resto de ese día lo pase feliz fingiendo que todo me daba igual, pero no era así, estaba feliz porque me habías sonreído, había sido en un sueño, pero me habías sonreído. Nunca llegue a decírtelo, pero lo q más me gusto del día en el que empezamos a jugar a hacernos daño es que antes de empezar a hablar sonrieras, esa sonrisa me dio tranquilidad y aunque ya sabia que lo que me dirías no me iba a gustar me dio igual, porque antes de decirlo sonreíste…

Después de ese día volví a soñar contigo otra noche. Era como si fuera una película, te secuestraban, te hacían daño, pero yo solo podía mirar impasible, es como si fuera una narración en tercera persona y yo fuera el narrador, el cual solo se limita a contar la historia sin poder cambiarla, al final como si ese narrador luchara por cambiar las cosas, te liberaban y volvías a sonreír, esa sonrisa volvió a despertarme de mi letargo, esta vez más melancólico que la anterior, pero de nuevo feliz, aunque no nos vamos a engañar, a día de hoy con tu dulce sonrisa puedo solo lastimarme.

El ultimo sueño que tuve contigo como protagonista fue anoche (mucho tiempo después de los anteriores), solo me dedicaba a correr en dos direcciones, en la primera estabas tu, con quien yo deseaba estar, y en la segunda el resto del planeta, al cual intento hacer creer que no tienes el dominio sobre mi mente, era una elección, una elección muy cruel, una elección que me mantuvo corriendo toda la noche. Tu me guiñabas el ojo como tantas veces lo has hecho, con ese gesto que es solo tuyo, con ese gesto que intenté adoptar como manera de protesta…y entonces hablábamos y esa era la mejor parte del sueño, había conseguido elegir, elegirte a ti, elegir no mentirme, elegir sufrir…Me desperté soñando, no se si por la carrera o porque volviste a calentar mi cuerpo como solo tu sabes hacerlo.

Sé que estas divagaciones de mi subconsciente no significan nada, solo sirven para tener mi mente felizmente engañada durante unos instantes, pero valen para definir mi estado de animo durante ese día, animo que me vale para ser como soy y no olvidar que un día te tuve en mi vida, que me hiciste feliz.

Estas no son unas líneas que pida retomar un pasado abandonado, pues admito que lo que siento no es sano, por eso esta es una carta que recuerda con morriña esas charlas, esos abrazos, esos besos, ese sabor, y sobretodo esas sonrisa....gracias por haberme dejado hacerte sonreír, con ello conseguiste que mi vida tuviese sentido.

No voy a decir que no pueda vivir sin ti, puedo vivir sin ti, pero no quiero, por eso he tenido que olvidarte…cada día, puesto que desenamorarse consisten en olvidar lo maravilloso que es alguien, y tu lo eres demasiado.

Por ultimo pedirte perdón por soñar contigo sin tu consentimiento pero espero que sepas perdonarme, puesto que todos los sueños son locos, sino no valdría la pena soñarlos. Decirte también que me encantó soñar contigo, pero prometo no hacerlo, eso si, no sé aun que será del soñar sin soñarte a ti.

Un beso y un saludo de este loco que un día te hizo feliz.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información