SOL DE MEDIANOCHE

escrita por TATFRASHA dedicada a TATIANA

viernes 23 enero 2015    2.44 corazones

Y en solo una noche, él estaba contemplando aquel sueño, estaba desvariado de la belleza desmesurada y casi indigna de sus ojos, se llevó los brazos a la cabeza, no lo podía creer, estaba contemplando después de largo tiempo de haber luchado y batallado en guerras inefables y agotadores días sin poder dormir tranquilamente pensando en aquello que más le importaba, ella.

Estaba alocadamente feliz, saltaba, cruzaba las piernas en gesto de emoción, echaba su cabeza sobre sus hombros, consternado miraba hacia el horizonte, le daría las gracias al divino por concederle aquella victoria, aquella única oportunidad que tanto añoraba, pues sabía que no fallaría, haber cruzado caminos zanjados de clavos, haber bebido la amarga desventura, haber visto los mil infiernos, haber llorado lágrimas de sangre y haber por sobre todas esas cosas tenido esperanzas, era un aliciente a su devastado barco.

En la cima de la montaña, se erige digno, enaltecido y con una sola promesa aquel príncipe, el cual descendió de los cuentos de hadas para demostrar que existen, y luchar por rescatar a su princesa, aquella dama larga y delgada, de ojos tristes y mirada aún más triste, de labios color dulce, de apariencia sosegada y manos de seda, ella, la eterna dueña de su corazón, ella, perfecta mujer buscada desde tiempos inmemoriales y por fin hallada entre cenizas y escombros de un corazón roto.

Toma su mano, la observa, entre llantos y miedos de felicidad manifiesta su amor por ella, por aquella princesa, aquella pequeña niña que lo encandilo desde la primera vez que la vio, aquella dulce voz del alma, aquel ensueño por fin se convierte en realidad, estar a su lado lo es todo, no puede contener su felicidad, la abraza y le promete que será suya todos los días, siempre.

Pues siempre tuvo la esperanza de conocer aquel sol de medianoche, aquel oscuro y claro fenómeno natural, que ahora tenía entre sus manos, que importa si cayó, que importa ahora sí estuvo herido, que importa ahora si no fue valorado, díganme que importa ahora si le partieron el corazón en trozos, los cuales caían como lluvia torrencial sin encontrar donde caer, que importa todo lo que paso, si es ahora quien hizo todo eso la que lo remienda.

En este día, tarde o noche, estoicamente estoy admirando la esencia de las flores, contemplando el olor de tu cabello, saboreando el significado de tus labios, acariciando las sabanas de tu piel sedosa, y pronunciando aquel nombre que me llena de vida, las palabras me exaltan el ánimo y el palpito se detiene, eres tu Tatiana, mi princesa, mi amor, tu eres mi sol de medianoche…


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información