Sigues en mi

escrita por Arena del Sur dedicada a Carlo

domingo 25 enero 2015    2.07 corazones

Son años ya sin tu presencia, aun recuerdo el verde césped tocando nuestro rostro, mientras las nubes ondeaban y bailaban en lo alto. Caminaban mis dedos entre tus bermejos cabellos, tus ojos encendidos retrataban la delicadeza de tu alma donde rielaba el amor. Recuerdo aun tu voz, palabras a veces de amargo almíbar, como tus labios embriagaban mis sentidos, como en un carmesí intenso avasallaban a mi cuerpo.

Hubo días cuando tuve tu sonrisa entre mis ojos, hubo días cuando sin pensar pensaba en besos tuyos, hubo un tiempo cuando creí tenerte y no te tenía, cuando el calor de tu mirada tocaba la mía, cuando tu cuerpo era tan solo en sueños mío. Los días tan veloces nunca dejaron rastro, el tiempo castigaba cada instante con el olvido, pero olvido corto y siniestro porque aun te recuerdo. Y cómo se olvida el sentir verdadero, cómo se olvida el calor en nuestros cuerpos. Decir adiós es imposible cuando no amas el olvido, pero reemplazar tus ojos, ninguna droga nubla nuevamente mis verdades, ya no hay puentes por delante con saltos al vacío.

Tienes en tus manos guardados mis días, los instantes más secretos que compartimos en nuestra vida. Mi piel hoy te recuerda, recuérdeme hoy la tuya. Eras tu alguna vez la guía del infinito, la fiel esencia de ser libre y de amar hasta no respirar. Eras tu y sigues siendo el alma en mis sueños, sigues tocando lo profundo de mi alma con tus besos, es inútil olvidar a quien derramó felicidad sobre tu vida. Eres vino, eres agua, eres vida y eres muerte; llevas contigo el placer y el pesar tan largo de olvidarte. Un te amo desde mi abismo a tu corazón fleche, que migas del amor recojan estas palabras, que no quede huellas de lo oscuro en el recuerdo, que en armonía nuestras manos dancen al amor. Hoy hallo tus brazos llenos de aventura, hallo tu corazón con nuevas pretensiones perdido; que sea amor y que tus lágrimas de tristeza no broten jamás, que vivas el amar y que ames el vivir, pero aun cuando el amor extendió su mano hacia ti, aun así, no te olvido. ¿Es por ti o es por mi que vives en mis recuerdos? ¿Quien crea el amor y quien lo borra de nuestras vidas? O vive para siempre entre figuras incandescentes y entre los mas fieles rastros inmortales de una caricia y las cenizas de los recuerdos que caminan.

Así amor mío, sigues en mí, con tus alas hoy libres y mi corazón encadenado, corriendo tras lo intrépido de tu volar. Ve libre hasta los cielos, ve libre hasta los infiernos, pero libre en el camino porque mi espíritu siempre te ha de acompañar.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información