SIEMPRE EN MI

escrita por MIMMI dedicada a mi angel

miércoles 10 febrero 2016    2.17 corazones

Una vez conocí a un ángel, llegó a mí de improviso como una brisa fresca para aliviar mi alma.Apareció sin más, en medio del dolor que atenazaba mis entrañas y me desgaraba por dentro.Su venida fue el.bálsamo paes la tristeza,fue la luz y el calor en mi vida.Su amor clamaba las heridas y me hacía sentir más fuerte.Co él había esperanza,él era esa bocanada de aire puro,de oxígeno para seguir respirando.

En aquel entonces me dolía la vida pero poder sentir el abrazo de su cariño, me dio la esperanza, quizás ahora todo sería mejor.Qué puedo decir,él mi remedio y él mi cura para el desaliento, para la tortura de vivir.Ya los días no se me hacían largos,ya las lágrimas no parecían tan sentidas,pienso que probablemente fui feliz,creo que eso es lo que pudo haber sido. 

Tan egoísta, nunca me atreví a imaginar que iría de mí, mi ángel era sólo mío, sólo para mí. Se convirtió en el regalo deseado,un refugio para la paz,ese abrigo para los días fríos que te protege y te da calor.Sé que yo también lo era para él, nuestro amor nos alimentaba, nos hizo crecer,le dio fuerzas al espíritu y la ilusión para seguir aquí, para resistir.

Pura desolación que no fuera suficiente porque un día me dejó, se marchó rápido y sin querer.Nos faltó tiempo, nos sobraron ganas,no fue traición, esa no era su voluntad,tuvo que hacerlo,se tuvo que ir.Puede ver en sus ojos la incredulidad, él tampoco lo pudo creer.Escuché cuando en su último aliento con un grito desesperado que ni siquiera llegó a pronunciar: "¿qué me pasa?...tengo miedo...¿qué me pasa?"...Juro por lo más sagrado que eso fue lo que le oí en su mirada.Yo también tuve miedo,era un pánico, algo terrorífico que me heló el cuerpo.Lo perdía para siempre y no,no era justo,no cuando creí que todo hiria bien para los dos.

Voló, me dejó, se fue de mi vida como vino,entre mis manos.Lloré y grité sintiendo que me volvía loca,no veía, no escuchaba,el mundo me daba igual porque sólo le quería a él. Lo miré, le besé, ya su cuerpo no era nada sólo el traje que envolvía su alma, y esa ya no estaba junto a mi.

Esa misma noche recuerdo que desperté sobresaltado,el corazón valoraba frenético, pensé que se me iba a salir del pecho.Sentí como una soga imaginaria estrangulado mi cuello,era como un resuello, demasiado débil para respirar.En el silencio de la oscuridad de mi habitación abrí los ojos aun sabiendo que no podía ver nada,me encontré con.un vacío absoluto y negro como un pozo sin fondo.Era la desolación de la nada,la auténtica soledad y allí en medio estaba yo.Finalmente me concentré, tuve que hacerlo porque había dejado de respirar.Me preguntaba a mí misma por qué,era ridículo, pero por inverosímil que parezca,mi cerebro no respondía parecía desconectado de mi.En uno de esos pensamientos sin sentido sonreí, puede que hasta riera.Era como una desconocía para mí misma,estaba ida,todo me daba igual "¿¡qué importa no respirar!?".Fueron unos instantes extraños que se esfumaron cuando como un 'clic' en mi cabeza me hizo regresar,asi que volví en mí cuando la pregunta" dónde está mi angel" reververó en lo más profundo de mi ser.

Lloré sintiendo que de nuevo me había salvado,respiré profundo haciendo que mis pulmones se llenarán por completo del aire que hace bien poco no podía entrar.Ahora las lágrimas caían con toda la rabia quedándome la piel y con las pocas fuerzas que me quedaban lo llamé,fue un grito silencioso" ¡ven,vuelve,quédate conmigo,yo TE QUIERO!".

No sé ni cuanto pasó pero llegó un momento en que dejé de devolverme en la cama y de dar puñetazos sordos a mi alrededor ,me quedé paralizada sintiendo que la humedad de mis mejillas había desaparecido.Sentía un dolor que me retórica por dentro pero que sin embargo no me dejaba moverme.Ahora sólo pensaba en dónde estaría él y si también sufría como lo hacía yo.Me desangró esto último, sentir que sufría fue demoledor.Lo quité de mi mente como pude,sólo veía blanco, parecía flotar,fue entonces cuando e recosté y me venció el sueño. Caí exhausta en los brazos de Morfeo rendida sabiendo que ya nada volvería ser igual.

Él era mi alegría, mi compañía y mi amor.A partir de ahí todo volvió a lo de mucho antes,días largos y amargos,pesados como una losa cargada a la espalda. Cuando me iba a dormir pensaba "otro día menos, otro,otro y otro hasta que llegue el día, mi día" .No había resignación porque me faltaba la paz,ni siquiera tuve el consuelo de soñar con él, poder verle otra vez a mi lado...nunca fue así, se convirtió en un castigo íntimo que creí parecerme por no haberlo cuidado mejor.Abrir los ojos era una pesadilla porque rodeada de gente me sentía sola,y cerrarlos no servía de nada, lo dicho,mi penitencia.

Desde lo más hondo de mí tenía claro que ya no habría felicidad,la desesperanza me envolvió y también la rabia. Aquello que me rodeaba se hizo oscuro,siniestro y asfixiante porque la luz se había apagado y yo también. 

Sí, en esos momentos no pensaba con claridad,me aferraba como un náufrago a los recuerdos y luego miraba a mi alrededor y era mucho peor,no quedaba nada,me hundía sin remedio.Dicen que 'el tiempo lo cura todo',bien ha pasado mucho tiempo y aún me sangran las heridas, quizás no sigan tan abiertas pero permanecen en mí y quiero que así sea porque esta es la prueba de mi amor al igual que lo es esta carta con la que no he dejado de emocionarme y hasta de llorar,y es que las lágrimas escapan de mis ojos y no consigo cerrarlas,sé que nunca podré evitarlo como también sé, que el día que mi ángel vino a mí fue un regalo del cielo, un oasis en medio del desierto más árido y más seco,algo imposible de olvidar.

Encontré el consuelo porque te sentía en mí.Ssss...tranquilo mi amor ya estoy bien,sigo aquí como siempre recordándole, riendo y llorando,pero siempre con la esperanza de volverte a ver.Los días en los que pedía volver a ti ya pasaron porque se que encontrarnos tu y yo sólo es cuestión de tiempo. Volveremos a disfrutar de nuestro paraíso secreto, de ese mundo maravilloso que construimos dónde fuimos felices con este sentimiento cristalino y puro,sin duda de amor verdadero que nada ni nadie podra arrebatar. Sólo nuestro,sólo tuyo y mío, así para siempre. No hay distancia que me separe de ti porque te llevó dentro estas gravado a fuego en mi interior.No hay duda esto tenía que ser y doy las gracias por todo lo que fue,por lo que es y por lo que será.

Mi ángel nuestro calor volverá a nosotros, no te preocupes porque la llama sigue ahí. Ese día sé que será un fuego infinito,invadirá nuestras almas y llegará a todos los rincones que se han quedado fríos. Quiero ser de ti y sé que tú quieres ser de mí pero hasta entonces,hasta por fin llegue el día sé feliz hallá dónde estés cariño mío. No te preocupes porque llegaré hasta ti,te buscaré y juro que te encontraré para cuidarte para darte todo el amor que te debo y que he guardado sólo para ti. Somos uno,lo sabes,lo sé. 

Eres el aire en mis pulmones,eres el latido de mi corazón, eres todo el aliento que necesita mi espíritu para seguir con vida,lo eres todo,mi ángel,mi amigo,mi amor.Por favor esperame en el cielo y no sufras por mí porque yo estaré bien por ti.

Eternamente tuya.

Miriam 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información