¿Ser o no ser?

escrita por Grafitti dedicada a Mi Príncipe negro sin espinas

sábado 8 febrero 2014    2.63 corazones

 

Mi Príncipe Negro sin espinas:

¡¡Por Dios!!! Qué alegría recibir tus mensajes. Pensé que hoy no sabría de ti, aunque todo el día estás junto a mí. No te imaginas de qué manera. Mi médica me dio la bendición cuando le conté lo nuestro. Me dijo: "Disfrútenlo" (quedaste incluido). Mañana hace un mes que nos conocemos, que nos comunicamos por primera vez. Te he extrañado muy, muy, mucho. DEMASIADO. Ahora sé como sos. Te vi con pantalón claro y camisa roja en un portal de búsqueda de relaciones con fines serios o aventuras. Vi tus computadoras y un cuadro del mar. Vi tu mundo. Te he seguido y leído por Facebook (te he enviado mensajes encubiertos y anónimos). ESPERO SEGUIR siendo tu AMIGA DEL ALMA con PAZ EN EL CORAZON. Desconozco cuales son tus "verdaderas razones" por las cuales buscas un amor a través de Internet: desafíos a vos mismo; sed de aventuras para nutrir tu imaginación de escritor; dar rienda suelta a una ternura escondida que necesita ver la luz. Todo es un enigma. Sé que sufrís como yo, hago malabares para complacerte, más no puedo, y Dios es testigo que te quiero. (Llegué muy tarde a tu vida). No voy a cambiar mi correo electrónico, siempre estaré para vos porque me considero una verdadera AMIGA DEL ALMA. Nos tendremos, no importa cómo, pero nos tendremos. Si fuera una gaviota podría ir volando, cruzar mares y océanos y conjugar contigo el verbo amar. Te cuento algo, a las 19.00 (7 de la tarde) hoy fui a la iglesia a pedir ayuda porque me estas poniendo más loquita de lo que habitualmente soy. Si vos hoy no me contestabas, sí pensaba que podía ser una despedida, pero ya ves. Aquí estoy otra vez PRESA entre tus palabras, el tiempo, la distancia, los sentimientos. Nunca olvides que: Quiero un hombre que sea mi amigo. Para que me ayude a calmar la sed. Para que me deje velar por él. Para que me escuche mientras me mira. Que se enoje y se refugie en mis brazos. Que me haga versos y le guste escuchar. Que le guste las cosas que le digo. Mientras lo complazco hablándole de amor. DIME ¿ERES ESE AMOR?

Te amo, en tiempo y distancia, acéptame como soy.

CUPIDO, EL DIOS DEL AMOR.

 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información