Reeencanado amor

escrita por Negro White dedicada a Mi novia

miércoles 13 febrero 2008    3.40 corazones

  Nunca te dije, cariño, el gran bien que me haces. Me levanto cada mañana. Te beso y me voy, oyendo tu voz diciendo: “conduce despacio, mi amor”. Y te siento a mi lado.

Ayer, un día más de trabajo, en la excavación, una ráfaga de hielo recorrió mi cuerpo.

 -“Los arqueólogos” –oí- “Otra vez levantando muertos”.

Aquellos dos esqueletos, con sus manos entrelazadas, en una misma tumba. De pronto los sentí junto a mí. La muerte, con su guadaña, les rebañó su amor en un hermoso día, casi quinientos años atrás.

Y junto a ellos, te sentí también a ti.

-Oí que alguien gritaba: “Arqueólogos, lo rompéis todo”.

Pero no me volví. Allí estaban aquellos dos esqueletos, tumbados sobre la fosa de xabre. Sus cabezas, mirando la una hacia la otra. Como dos amantes seguros de un amor infinito. Documentamos, fotografiamos, y dibujamos sus cuerpos. Y respetamos su descanso.

Y entonces lo supe: debía contar el hallazgo, para convertir su amor en eterno. Y quizá, el que fuera yo el destinado a excavar aquella fosa, no había sido un suceso casual.

-Oí de nuevo, ahora, una voz muy hermosa de mujer joven: “Es fantástico el trabajo que los arqueólogos hacéis”.

Ahora sí, me volví. Y te vi a ti, sonriendo, con tu mirada tierna, y brillante, invadiendo de luz mi corazón. ¡Cuánto tiempo, amor mío, que no te decía el gran bien que me haces y lo mucho que te quiero!

                                       

                                                        NEGRO WHITE


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información