Querida Amanda.

escrita por Calu Z. dedicada a Amanda.

sábado 13 febrero 2016    2.00 corazones

Querida Amanda.

No se imagina lo que le agradezco el favor que me está haciendo. Tantos años siendo vecinos, casi nunca hemos hablado y de repente, debo tocar la puerta de su departamento para pedirle éstas molestias por un viaje familiar forzado.

Tenía  turnos con mis médicos  hace tiempo y dudé en venir. Pensé que tal vez, podría hacerlo luego del turno con el Dr. Galíndez, el de los huesos, ¿vio? ¿Usted también se atiende con Pami? Yo creí escuchar un día a su hija que le contaba que le había cobrado su jubilación. Digo su hija porque tiene su misma  voz y sus ojos celestes.

No se olvide por favor, Doña Amanda de regar los geranios. Eran de mi esposa. Imagínese que  mientras yo le cebaba unos mates, mi Teresa pasaba horas sentada en un banquito al lado de la maceta.  Primero los limpiaba con un trapito húmedo, una por una las hojas, después, para darles brillo le pasaba no se qué producto de limpieza que ella decía que le hacían tan bien. Yo no le paso nada de eso, pero sí los riego dos veces por semana y así por lo menos las mantengo. Desde que Teresa no está no florecieron más. Una de las cosas que más me costó cuando Teresa murió fue salir a caminar solo, era como si de repente me hubieran sacado el bastón.  Y acostumbrarme a las indicaciones de los médicos, aún hoy vuelvo a casa sin entender lo que tengo que hacer. Teresa no solo lo entendía, sino que le hacía escribir las indicaciones y cuando llegábamos a casa las  colocaba en la heladera, sostenidas con un imán. ¡Claro que es dura la soledad!   Míreme a mí, tocándole la puerta a una vecina que no conozco para pedirle un pequeño favor.  No lo tome a mal, no es que no quiera conversar con Usted,  es que soy muy tímido  ¿sabe?

Un día estuve a punto, mire, estuve a punto de tocarle la puerta porque en el Club 9 de Julio había una milonga. Pero me pareció que era una falta de respeto tocarle la puerta e invitarla a bailar. ¿Usted qué dice? Avise si algún día le gustaría, que yo la llevo al baile. No le voy a decir que tengo la destreza de hace años, pero todavía me defiendo aunque después tenga que tomar una de esas pastillas que me trae mi hijo para el dolor en la pierna.

No sé cómo voy a agradecerle el favor. Es tan duro estar solo que a veces pienso que Usted y yo deberíamos conversar más seguido. Mire nomás los otros días cuando le fue a tocar la puerta al sordo, al del departamento H para pedirle un poco de azúcar. Yo había ido justo al supermercado, y escuché pero no me anime a salir. Yo soy tímido ¿Vio? Ahora le cuento todo esto porque necesito enviarle mis noticias, sino, hubieran pasado años cruzándonos en el pasillo  hasta decirle buen día. Por algo pasan las cosas. ¿No cree, Doña Amanda? Yo pienso que sería bueno que Usted y yo, algún día, saliéramos a tomar una cafecito al bar de la esquina.

Como le contaba, cuando riegue los geranios, le pido que airee un poco la casa. No es bueno dejar tantos días el mismo aire. Gracias por responder a mi anterior carta. Me ha dado mucho gusto saber que ganó el campeonato de canasta a la del primero A. Ella siempre tan coqueta (aunque nunca tanto como usted).  No lo tome a mal, pero Usted se concentra más que ella. La he observado  tardes enteras  tan concentrada que ni me vio. Claro, levantaba poco la vista por encima de sus lentes. ¿Son nuevos sus lentes, no? Le quedan mejor que los anteriores, estos por lo menos tienen color. ¿No le dijeron que el color le sienta bien? Cuando vuelva, la voy a acompañar a que se compre una blusa bien colorida, en agradecimiento. Quién sabe gracias a este pequeño favor que le pedí, podamos comenzar… Desde el día que se mudó, que hubiera querido salir a ayudarla, pero estaba su hija y no la quise importunar. No sé si se lo dije pero  soy muy tímido ¿sabe?  Aunque creo  por carta, bueno, creo que por carta me defiendo un poco mejor.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información