PRELUDIO DE UNA TARDE DE MAYO

escrita por lauravalleys dedicada a A TÍ...

martes 9 febrero 2016    0.00 corazones

Solo quería decirte que sabía que llegaría la tarde nublada en la que me sentaría ante la ventana del salón para pensar en ti. Supe esperar a todo lo que presentí para que se volviera un intacto " dejà vù" y que, al mirar al cielo poniente, yo misma me hiriera al recordar cómo fue cuando hiciste que regresara a todos los mundos perfectos a los que siempre me llevaste.
He analizado todo este tiempo de tortura sin ti, comprendiendo incomprensivamente de que, a pesar de todo, sigues ahí, en mi vida, y eso hace que cada mañana sonría, siendo así la persona más especial que viene y que va, entregándose por completo a mis secretos más íntimos y de reflexión todas estas casi mil noches sin ti y con  la tristeza, la soledad, la incomprensión y el desespero por seguir sin entender porqué aún te quiero. Me impuse castigos que me hicieron presa de muchas irrespetuosidades y de sacrificios en vano que jamás quedarán impunes. Lo hice para saber lo que se siente cuando te dañan...lo hice para saber lo que sentiste cuando te dañé.
Aprendí  que aunque no habláramos, no podía, no puedo vivir sin ti. Sí, soy como aquel cisne solitario que una mañana de invierno vimos mientras paseábamos por el lago helado.
Te convertí en lo mejor que he tenido y supe valorarte mucho más de lo que lo he hecho a lo largo de estos diez años. Me siento afortunada de que pasaras por mi vida una tarde de mayo cualquiera y de que pueda saborear la misma sensación de inicio cada vez que nos encontramos y que recordamos cuán de especial fue Barcelona...Y es que nunca te ha preocupado el descaro de seguirme queriendo o de dejar de seguirme; confieso que yo hice lo mismo: jamás nadie pudo arrancarme de ti.
Sé cuál es la solución: hablar contigo, lo sé. Pero es tan complicado...porqué pienso que si me sentara a tu lado y confesara, moriría ahogada por mi propio arrepentimiento, porqué es difícil vivir separada de una parte de tu alma y resistir y que todo quede en pasado, recuerdos y se resuma en ganas de besarte y de abrazarte una vez más.
Noto cómo pasa el tiempo y cada vez avanza más el pálpito negativo de echarte de menos ahora y en el fin de mis días, porqué sé que eres tú, el de siempre y para siempre.
Que fácil es expresarlo en papel...

Que difíciles somos tú y yo...

Te quiero tanto que soy capaz de desterrarme de tu vida por y para ti, eso sí, rogándote que aprietes fuerte mi mano...y que no la sueltes nunca...
Solo espero que con el paso del tiempo puedas perdonar todo el daño que te hice. No basta con tan solo mirarte y decírtelo, siento que no es justo, siento que no sirve.

Llegó esa tarde...y aquí estoy, frente a la ventana, pensando en ti y en mí...

...en nosotros...


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información