Para ella.

escrita por chemarri dedicada a A mi amor desconocido.

miércoles 5 febrero 2014    5.00 corazones

Como cada día, allí estaba ella de nuevo. En el mismo lugar y a la misma hora que en los últimos tres meses; la marquesina de la parada del autobús.

 Esta vez, estaba sentada. Apoyaba su cuerpo contra el lateral transparente de forma despreocupada, con la naturalidad de quien cree que pasa desapercibido.

 Si ella supiera...si tan solo imaginara que no puedo dejar de mirarla...que desde el día que la vi aquí, en este mismo sitio, finjo que paso por casualidad solo para verla y soñar mi vida con ella.

 Pero hoy lo sabrá. Estaba decidido y no podía dejar que el miedo me impidiera expresarle mis sentimientos..

 Llegó el autobús, se levantó y se puso entre la gente esperando su turno para subir. Como si fuera un descuido, tropecé con ella, haciendo que se le cayera una pequeña bolsa que llevaba y que su mirada se cruzara con la mía.

 Me quedé paralizado al sentirla tan cerca de mí. Era simplemente preciosa y el olor de su perfume alteraba todos mis sentidos. 

 Reaccioné y dije; -lo siento, deja que te ayude-

 -No importa. Vaya, he perdido el autobús- me contestó.

 Tenía una voz maravillosa que hipnotizaba como el canto de una bella sirena de mar, pero tenía que aparentar estar tranquilo.

 -Da igual. Iré dando un paseo- dijo ella.

 -Ya que fue culpa mía, me gustaría acompañarte- No podía creer que le estuviera diciendo eso, pero no era el momento de echarse atrás.

 -Bueno, porqué no-

 Comenzamos a caminar, despacio, hablando de cosas sin importancia, conociéndonos poco a poco.

 Tenía un increíble pelo largo, con unos brotes rubios que brillaban como estrellas cuando el sol se posaba en ellos, y que parecían jugar con el viento a impedirme ver bien sus maravillosos ojos verdes, con una mirada tan intensa que te atrapaban en ella. Su boca era encantadora y sus preciosos labios te hechizaban con cada palabra que salía de ellos. Estaba totalmente fascinado y no pude evitar mi reacción. Me acerqué decidido...y la besé.

 Por un instante, nuestros labios se juntaron haciéndome sentir lo que nunca antes había sentido. Me separé y le dije;

 -Desde el primer día que te vi en la parada del autobús, no puedo dejar de pensar en tí. A todas horas, en todo momento. No te conocí hasta hoy, pero ya estaba perdidamente enamorado. Sueño con tus ojos, tu sonrisa, tus besos. Te quiero con locura y daría mi vida si con eso consiguiera tu amor. Porque no quiero vivir ni un segundo mas, si no es junto a tí.-

 Ella pasó su mano por mi cara, acariciándome con un movimiento suave por detrás de mi cuello que me hacía estremecer. Esta vez, fue ella la que con esa misma mano tiró de mí, despacio, se acercó, cerró sus adorables ojos verdes y me besó, esta vez, con pasión...

 Si, sería perfecto que ocurriera así. Algún día tendré valor para decírselo. Mientras, seguiré soñando que la dueña de mi corazón me está esperando en esa parada de autobús.

 Hasta mañana, mi amor.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información