Nuestros momentos

escrita por Alimar dedicada a Alguien que ya no está

miércoles 29 enero 2014    2.65 corazones

La noche es fría, y fría su silencio. Me siento vacía. De nuevo aprovecho mis tristes horas, para escribirte una de esas cartas que voy amontonando, una tras otra, en aquella cajita de madera tallada que un día compramos en el rastro.

A veces, sentada en el sofá de nuestra casa, de esta casa llena de recuerdos, que hoy, qué ironía, me resulta grande, imagino que estás por llegar, que de pronto se abrirá la puerta y yo dejaré lo que esté haciendo para correr hacia ti, que nos daremos nuestro beso y empezaremos a disfrutar de nuestros momentos juntos.

Mi amor, ha pasado un año y aún no me acostumbro. La vida nos ha dado fuerte. Ya ves que injusta ha sido con nosotros, que todo lo teníamos tan sólo con mirarnos... Aquella mañana de marzo, desayunamos juntos como siempre, y como siempre salí a la ventana para verte marchar, sin imaginar que aquel día marcharías para siempre.

Pronto llegará la primavera. Una intensa lluvia moja nuestros cristales. Recuerdo cuando en los días de tormenta, me refugiabas en tus brazos, y yo me sentía protegida mientras acariciabas mi largo pelo. Esos momentos eran tan nuestros... En sueños, me veo en un sofá de nubes. A mi lado, tú lees mis cartas mientras llueva o haga sol, acaricias mi pelo.

Amor, la poinsettia esta año no ha florecido. Ya ves, a ella también le faltan tus manos. He dado brillo al pomo de la escalera que tanto te gustaba ver radiante. ¿Te acuerdas?. Me hacías parar delante de él para ver mi sonrisa. Me he reflejado, créeme, pero no la hallo. Te la has llevado contigo.

Qué difícil se me hacen los días. Y qué largas las horas. Cómo olvidar aquel momento, parecías dormido... Te abracé y me quedé junto a ti. A nuestro alrededor, todo pasaba velozmente. Para nosotros, el tiempo se había parado. Ya no había risas, nuestras miradas no se cruzaban. Nos habían robado nuestros momentos, y de qué manera.

Como bien sabes, mis ilusiones están rotas. Tan solo una permanece en mí, el momento de volver a encontrarme contigo.

Amor, el reloj del salón está dando las doce. Necesito descansar de tanta soledad, necesito soñarte...


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información