No fue mi despedida

escrita por AmRe dedicada a Julieta A. Torres

martes 3 febrero 2015    2.35 corazones

Hoy lees esta carta, pero fue escrita hace mucho, ya no recuerdo la fecha. Te podrás dar cuenta que no fue escrita hace un día, un mes sino que fue hace mucho porque la hoja esta percudida por el paso de los años, mi infantil caligrafía pero lo que sentía en ese momento era real.

En ese momento sentía que mis esfuerzos eran en vano, que solo yo tenía que luchar contra la corriente. Para vos, todo resultaba más fácil, nunca tuviste la necesidad de decidir, y tampoco te molestabas en tener que hacerlo. Por eso sentía que no te importaba, que te era lo mismo estar conmigo o no. En realidad pensaba que sentías que era mejor si me dejabas, así no tenias más problemas -aunque con el siguiente te pasaría lo mismo, ya no seria yo, así que no me tendría que importar, pero sí, me importa y me preocupa. No tanto por la otra persona sino por vos, porque me interesas y me preocupa tu bienestar. Con una decisión podrías cambiar la historia, independizarte un poco, decir primero estoy yo, dominar tu vida-, me sentía un problema, una carga que no querías afrontar. Aunque es verdad en los momentos que estábamos bien, juntos y tranquilos la pasábamos de lo mejor, ¿recuerdas esas soleadas tardes a la orilla del mar? ¿O esas tardes en que no sabíamos que hacer pero igual estábamos juntos? ¿Las noches que nos desvelamos por hablar por teléfono un rato más para sentir que estábamos juntos y así dormirnos? ¿Y otras tantas nos hemos quedado dormidos con el teléfono en el en el hombro haciendo el mayor esfuerzo por escuchar al otro, pero el sueño nos podía y dormíamos con su voz al oído? -qué romántico que suena así dicho-. Tantos poemas no escritos, por sentirme tan bien a tu lado -misteriosamente uno escribe más y mejor através del dolor, aunque sean los poemas mas heridos que se puedan haber escrito, aun así son bellos. Entonces, notarás que no estoy muy bien que digamos -no entiendo porque un mal momento puede opacar los momentos de felicidad-. Se que pensarás que soy muy repetitivo con este asunto, y yo insisto que es una actitud reiterada en vos.

Siempre traté de brindarte todo lo más que pude y que estaba a mi alcance y si no lo estaba, trataba de que lo esté. Con esto no quiero echarte la culpa de que hayamos llegado a ésta situación –siempre te dije que soy complicado y eso lo tengo muy presente, porque hay veces que ni yo me soporto y ni hablar cuando me agarran esos vacíos existenciales (eso es motivo de otra carta pero enviada a mi mismo)-. No se porque nos tuvimos que topar en la vida y mucho menos que tendremos que aprender el uno del otro, lo cierto es que ya sucedió, nos conocimos, costó demasiado pero nuestras vidas ya están unidas y formamos un capitulo de la misma historia de nuestra vida, tal vez al final terminemos la novela juntos y tu libro sea similar al mío.

Volviendo al tema central de la carta, siempre dije y repito, toma decisiones a pesar de las consecuencias, es lo que más satisfacciones te darán, además de sentirte una persona plena. Lo que tal vez mas cueste es tomar esa responsabilidad de decir “lo decidí yo” y no poder echarle la culpa a nadie, pero eso implica crecer. Las decisiones que tomemos son las que nos van formando como personas. Con todo esto, qué quiero decir. Es que seamos solo nosotros, que las decisiones sean las que nosotros tomamos. Que los otros solo sugieran, no que impongan. Que den solo consejos, no que obliguen a tomarlo al pie de la letra.

Mi tolerancia no se hasta donde llega, ya que brindo mucho más de lo que sé que puedo dar –y se que está mal, no es bueno esperar a que las cosas sucedan o esperar a que te retribuyan-, espero que en partes me ofrezcas lo mismo que ofrezco.

No es una carta de despedida y tampoco espero respuesta. Si es que pudiste leer lo que escribí, no tiene mucho sentido porque estas a mi lado. Tené siempre presente que fue lo que sentí en tiempos remotos y lo superamos.

                                                                                                                        Gracias, Te amo!!


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información