Mi peligrosa amiga

escrita por Renato dedicada a Mi necia musa

jueves 30 enero 2014    3.07 corazones

Estimada y peligrosa amiga:

Sepa usted que últimamente no ha sido del todo posible tenerle y mucho menos retenerle, sepa usted que le imagino, que le veo y casi logro escuchar, si me esfuerzo, su respiración. Sepa usted que tengo muchas ganas de verle, de respirarle y mucho más de besarle y un poco más de olerle…  pero bien sé que no me será posible, hasta no lograr convencerle de salir conmigo… no ofrezco mucho, pero creo no es muy poco, mis atenciones, mis esfuerzos, mis sueños, mis ilusiones y mis esperanzas, mis anhelos y mis desvelos, ¿pues por qué no? Si con solo pensarle no me rinde la noche, si mucho el día por las horas en que no le veo, que no le escucho, que no le contemplo.

Pero eso sí, por si alguna vez tiene usted a bien, el salir conmigo… ¿por cierto le he dicho cuan hermosa es? Perdón por la interrupción, pero que tonto de mi parte de no haberlo dicho antes, si es que no lo he dicho, aclaro, si fue lo contrario no me canso de repetirlo, aunque no dudo lo haya externado quizá con la mirada, quizá cuando me excuso y digo cualquier tontería, derivada por la plática del clima o sus estragos, sí, por la gripe o por los estornudos, por el rocío de la mañana que le ha resfriado, o por el sol que calienta mucho, pero… si, le decía… si tiene a bien el salir conmigo piénselo bien, puede ser en sumo riesgoso tal actuar, es usted todo un peligro mi estimada y fina amiga, es usted todo riesgo para la salud mental de cualquier ser humano con poco uso de razón, como la de un servidor, ¿Cómo tener por completo cierto nivel de lucidez teniendo a usted presente a unos cuantos metros de distancia? El aroma de su cabello, tiene, por lo menos, metro y medio de alcance y desencadena por completo un desasosiego.

Peligro si, en efecto, derivado del porqué mira como lo hace, ¿Qué cómo es eso? No lo sé, le pido no me interrumpa, me estoy inspirando, y sí, como le decía, no puedo aún explicarlo, no por completo, solo lo siento, pero eso, eso es un riesgo ¿o no es así? Perdón no me conteste, si, lo sé, soy imprudente, pero déjeme, termino… por lo cual, y aunque parezca tonto, el riesgo ante tales circunstancias sería doble, el derivado de su imagen, y el que emerge de sus consecuencias… seguiría embriagándome con su sola presencia, le pondría  bajo un apuro inminente, en una tarde de invierno, ante un rico y delicado frío, y ya en la intemperie, ante un tenue y delicado viento, ante usted, un poco más que hermosa ¿se imagina? Mejor no me conteste, no, aún no, ya casi acabo…

Debo decir que sería precioso verle ruborizada… ante tales situaciones contextuales, estaría en grave peligro de ser abrazada dulce y cálidamente, en peligro de ser mimada, de ser escuchada vista y observada, a menos de que me distraiga el miedo, sí, como el miedo que enfrenta un niño ante un helado de fresas con chispas de chocolate, que no desea probarle ante el temor de que se acabe, de que se termine, que prefiere verle detenidamente ante el riesgo que implica el deshelarse y derretirse, y en su caso, terminar por irse… pues con el conocimiento pleno de que, más tarde que temprano, el a veces bendito y otras maldito tiempo, terminará por dejarle ir.

 

Así es que, y no queriéndome ver tan atrevido pensé en hacerle el amor, y no me refiero al acto meramente coital, no, no se ofenda, déjeme terminar, me refiero al sentimiento mismo, a todo lo que le circunda y le rodea, al sentimiento puro, sin malicia, sin desatenciones ¿Ya ve a lo que me refiero? ¡Espere no me conteste! Estoy por terminar, lo juro, por ello, y al pensar en la posibilidad de, y nace la pregunta… ¿Hacerle el amor? ¡Por supuesto! ¿Quién en su sano juicio podría resistirse a sus encantos, a la posibilidad, siquiera, de rozar su cabello, de respirar su aroma, de acariciar su piel, de quedarse perplejo ante su mirada, de temblar ante el encuentro de sus ojos, de verse reflejado en sus pupilas, de sentir su tibia mano? ¿Cómo resistirlo? Gustoso sucumbiría… ahora sí… ¿Qué me decía? 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información