Memorándum de amor

escrita por Rufino dedicada a mi dalia de abril

viernes 12 febrero 2016    0.75 corazones

Memorándum de amor

 

Muy buenas noches tenga usted querida y amada pequeña damita, le escribo este memorándum, muy del corazón a las teclas, de las teclas a sus ojos, de sus ojos, a su lóbulo cerebral izquierdo y derecho, posteriormente a su cerebelo y de allí a su corazón y a su alma. Como lo cita por sus siglas (RAE) Real Academia Española, un memorándum se refiere a una cosa que debe recordase y muy suavemente desde el alma quiero recordarle que la quiero y que la amo mucho, que quizá tengo muchos defectos abominables, como amarla intensamente o presionarla o ser tan absorbente como un rollo de papel jumbo pack, pero recuerde, no quiero darle excusas ni justificar mis defectos, mi amor por usted es un amor que siente a fondo, es un amor diferente, un amor como para no olvidar, o como para no dejar de amar.

 

Pido me disculpe usted, si no he rectificado ciertas situaciones, creo fielmente en mi capacidad de ser un hombre mejor, aunque usted no lo crea y me lleve la contraria, hoy me siento un mejor hombre, que la ama, que en realidad no le da la razón, porque he dado cuenta de cambios en mi que necesariamente han surgido gracias a usted y que han hecho de mi un hombre mucho mejor.

 

En este memorándum, que le hace un llamado de atención a su corazón, le digo, llamado de atención no es regaño, sino como suena, “suplicando me pare”, solicito una audiencia a su corazón, directa a esa parte donde brota su cariño, esa parte que se que me quiere mucho, y le digo a usted, yo se que usted es una sola, la amo tal y como es, le pido entienda eso como se entiende que dos más dos es cuatro, no que lo vea como yo veo las cosas, que siempre le busco la vuelta a todo y termino pensando que la raíz de dos al cuadrado mas la raíz de dos al cuadrado es cuatro y termino complicándome.

 

Le pido pequeña damita que amo tanto, si me quiere mucho, no deje de hacerlo, no rechace mis intenciones de más sincero afecto, mis manos aunque toscas y ordinarias, muy poco delicadas, aman ser caricias para su rostro hermoso, aman ser manos para apretar las suyas con amor y respeto, quizá son toscas y ordinarias porque han trabajado la tierra, en ellas se han clavado anzuelos en días de pesca y de ellas hasta hoy es que están naciendo caricias de amor sinceras, no les de desprecio, que ellas solo tienen amor para entregarle.

 

Por último le quiero decir que aunque probar sus labios fue saborear las estrellas, abrazar su cuerpo me haga sentir amor en mis entrañas, tomarla de sus manos sea la mejor forma de hacerle sentir que al hacerlo rompemos las reglas de la matemática y hacemos que 1+1 sumen uno, puedo respetarle que rechace dichas demostraciones de afecto hasta que usted misma sienta puede cederlas, mi amor por usted es tan grande, que así sienta en su mirada fastidio al verme suplicarle afecto y ternura, no la juzgo la entiendo, la amo tal y como es.

 

Me despido con amor, con cariño y mis más sinceras intenciones de amarla, de aquí hasta que se me acaben mis días, dándole una invitación a que disfrute de mi amor, que si me quiere mucho, no dude en amarme, no me desprecie, sea hoy o en otro momento, sueño con volver a saborear las estrellas y un poco mas… de igual manera deseo pueda saborear de mi las estrellas y un poco más, con amor, un corazón que la ama.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información