Más que a mi propia vida

escrita por Emma Zunz dedicada a Jesús

sábado 11 febrero 2017    2.53 corazones

Mi queridísimo compañero:           

                                                                                                                                                           

     Recuerda siempre que el cariño es la forma más bella para sobrevivir. Aprende de los mayores a valorar la sencillez del agua, el candor del sol y los recuerdos futuros… y ama, no como si fueras a morir mañana, sino como si no murieras nunca. Porque en la vida, hay infinidad de dudas que se enquistan bajo la piel del corazón, e insignificantes certezas que se hincan en el tacto desbordado de tu lengua.

Tú y yo somos lo fidedigno, lo innegable a la mentira atestiguada. No habrá pronombre personal más admirable que Nosotros. No habrá poeta capaz de conceder a las palabras, las cualidades que otorgamos con los besos.

Seremos irresistibles a la agonía impávida de los relojes. Emergeremos llenos de la dulce resaca del mejor ron.

Lo único real en este instante, es que te quiero como se llega a querer a ciertos personajes literarios. Te quiero como el diamante a su dureza. Te quiero como el equilibrio a la cadena trófica. Te quiero como una Supernova a su resplandor final. Te quiero como el hambre a la Gran Guerra. Te quiero como la enseñanza del pasado y el aprendizaje del futuro.

Contigo lo quimérico es mejor que vagar por el polvo. Contigo lo inefable es mi horario establecido. Haremos imperecedero al Dios del tiempo.

 

“Más que a mi propia vida”

 

                                                           Tu sempiterna enamorada

 

 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información