Lo que te debía

escrita por Marco_Bruto dedicada a Alba

lunes 26 enero 2015    2.38 corazones

Alba:

¿Ves qué te dije? Mirarte a los ojos, leer tus gestos, interpretar tus palabras y buscar las

mías, con lo obseso que soy de la exactitud, me es imposible. Sé que no puedo imponerte estas

exigencias. Tu lenguaje es más sencillo: hablas de amor, hablas de ser pareja, de estar juntos, y

hablas del futuro y vuelves a hablar del amor, como si te fuese lo más sencillo del mundo manejar

esos conceptos. Para mí son un mapa indescifrable; por eso, como te dije, aquí tienes tu respuesta

demasiado tarde, tanto que la escribo más por mí que por ti.

No sé si amo. ¿Dudaría acaso si amase de verdad? Mi amor es un amor a la desesperada.

Tú amas con una inclinación natural, tu alma envuelve lentamente a quien amas, y ese afecto os

rodea y os une. Yo devoro. Y me he dado cuenta de por qué: porque soy un monstruo. Soy

incapaz de sentir amor como tú, y sin ese amor llevo una vida vacía, demasiado lenta para

desestimarla, demasiado frenética para la ilusión. Entonces, elijo víctimas con quien jugar al teatro

del romance; no por esa diamantina voluntad de amar que tú tienes, que es condigna a cualquier

carácter bueno y dichoso, sino a partir de un criterio bordado con complejos, miedos y prejuicios.

Y en ese juego me desvivo como nunca quien ama realmente puede hacerlo. Amando se recibe, en

cambio yo me desgasto y me acabo perdiendo. Toda la gentileza de tu amor es fiereza en el mío.

Ante la inmensa agonía que encubres, te necesito cada vez más cerca, para sumirme finalmente en

una sombra a tus pies, sin querer alzar la vista y ver las tinieblas que contigo pretendo ocultar, y que

en el fondo son las mías propias.

Y todo esto es lo que debería haberte dicho. Mi forma de callar mientras tu mirada me

inquiría, tus ojos se humedecían, me despreciabas primero y después me compadecías. Ese silencio

que te vio alejarte, sin fuerzas para retenerte ni haberte dejado ir cuando fue preciso: a esa reserva

corresponde esto que te he venido a confesar demasiado tarde.

Tuyo,

Marco


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información