la ültima carta

escrita por Aray Arocha dedicada a Attenya

martes 11 febrero 2014    3.67 corazones

 

Gáldar, 19 de agosto de 1481

 

A mi querida Attenya, la mujer que le ha dado verdadero sentido a mi existencia.

 

La incertidumbre de saber si mañana volveré a ver la luz del sol me mueve a escribirte esta carta, quién sabe si la última, cuando apenas quedan unas horas antes de afrontar la batalla que, para bien o para mal, decidirá la guerra que mantenemos contra el castellano Pedro de Vera- ese godo tan machango que se podría dar con un risco en el pecho-, quien comanda un ejército muy superior en número y armamento, aunque no en valor, pues ya sabes que no hay en el mundo hombres más gallardos que los guanches.

 

Escribo estas letras en los albores de la batalla, en la noche previa al día en que se decidirá el destino de nuestro pueblo. Me encuentro al pie de la montaña de Arehucas que, como mi corazón, es un volcán encendido de pasiones enfrentadas. Desde aquí disfruto de unas vistas que me ofrecen una visión clara de los cuatro puntos cardinales, pero no alcanzan mis ojos a ver lo que más ansío: tus pupilas, tan brillantes como las más resplandeciente piedra preciosa; tu piel, tan tersa y delicada como un manto de flores; y tu sonrisa, tan celestial que el mismo Achamán pareciera haber tallado tan magníficos dientes.

 

Y es que cada día que paso lejos de ti no solo me araña el corazón y el alma, hasta el punto de que ya no solo me invades en la nostalgia sino también en mis sueños. Hace tan solo unas horas, en la angustiosa vigilia nocturna antes de la batalla, el dios Acoran me transportó a la parte más alta de nuestra isla, desde donde podía divisar la fina línea entre el mar y el horizonte. Allí, ensimismado por el juego de luces y sombras provocado por un sol resplandeciente, me pareció que en el cielo las nubes se confabulaban para dibujar el más bello rostro que jamás haya podido apreciar un hombre: el tuyo, el de mi amada. Al verte, traté de arrebujarme sobre tu figura incorpórea cuando, de repente, desapareciste delante de mí, elevándote lenta y dolorosamente hacia el cielo, difuminándose tus ojos, tu cándida sonrisa y tus sensuales bembas tras un oscuro horizonte que anticipaba de la llegada de una borrasca de guerra, sangre y muerte.

 

Y en ese instante desperté con los ojos anegados en lágrimas, consciente de que ese sueño era lo más cercano que iba a volver a estar junto a ti antes de afrontar mi cita con la muerte, si es que llega. Porque aún no está todo perdido. Tengo confianza en nuestro líder, Doramas, un axicatna diestro en el combate y de singular inteligencia, capaz de llevarnos a la victoria con su rodela de drago y su enorme espada de madera. Valor, fiereza y orgullo frente a miles de arcabuces y picas castellanas, una lucha desigual a nuestro favor, pues son cuatro balas por guanche.

 

Amor mío, no temo a la humillación de la derrota, tampoco a la pérdida de la libertad, ni tan siquiera mi encuentro con la Cierta. Lo que me aterra es saber que nunca más podré volver a verte, coger tu mano o sentir tu calor. Ni volver a darte un boquinazo. Porque estoy preparado para combatir, también para matar o morir pero no para olvidarte ni que me olvides.

 

Me despido con el delicioso recuerdo de tu voz, cuando me susurrabas al oído palabras de aliento y cariño. Un apoyo que convirtió a aquel laja al que una vez conociste en un hombre, dispuesto a luchar contra el enemigo por su honor y por la mujer que ama.

 

Te quiero. Y te querré allá donde esté, pues nuestro amor está hecho con el material con el que se forjan los sueños de eternidad, perdurando más allá de esta vida. No lo olvides nunca.

 

Aquí se despide Aray Arocha, que murió como vivió: amando y siendo amado


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información