Imposible

escrita por Rodrigo dedicada a Constanza

martes 9 febrero 2016    1.00 corazones

Constanza

Ayer pensé en ti, como me abrazas y como me gusta ser abrazado.
Me gustas de una manera distinta, como un acorde que se escapa del mundo para ser escuchado solo por ti. Vivo absolutamente consiente de mi necesidad de verte, de escapar del mundo atestado de multitudes para aferrarme a tu abrazo, (ese abrazo que es lo más próximo a un beso) a esa voz tuya que se asoma como esquirla y me llena de esa paz que busco por las calles sin encontrar el alivio. ¿De dónde nos conocemos amada mía si no es de todas las vidas?, de todos los dolores que padecemos a diario como si fuesen uno solo que no encuentra sentido.
Necesito estar cerca de tu franqueza, de tu mirada esquiva que asoma la ternura de los siglos, o de tus manos que alcanzo a rozar como un tesoro. Esta noche pienso que debería estar (o haber estado) con alguien como tú, pero el destino siempre es siniestro y nos planea otras noches, en otras vidas y no nos deja detenernos frente a nuestros ojos o a nuestros labios o a nuestros cuerpos, porque la agonía es el dolor de los amantes, esa que nos despierta (me despierta) pensando que ya nos perdimos. Por eso me conformo con verte feliz, siempre, aunque las semanas nos alejen y el ruido de Rancagua nos distraiga de todo, estamos hechos el uno para el otro, estamos en esta vida descansando de nosotros mismos, como una tregua, guardando la energía para vernos en otra, aguardando esta muerte. (Veo tu foto en la pantalla y mi corazón te ama) te escribo esta carta como una caricia que se escapa.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información