Historia de un amor real: Cómo conoci a mi pareja

escrita por Mer dedicada a él

lunes 27 enero 2014    3.00 corazones

Dicen que las mejores cosas de la vida llegan cuando menos lo esperas.…. Yo hasta hace poco no creía en los flechazos, ni mucho menos en el amor a primera vista. Todos esos cuentos que nos narran desde niñas, aquellas conexiones que surgen con una persona nada más verla… Creía que no eran verdad, hasta que me pasó a mí. Es realmente alucinante cómo en unos segundos tu mundo puede cambiar, cómo aparece alguien que rompe todos los esquemas que tenías, cómo puede aparecer alguien que hace que no importe el resto del mundo. Llevaba muchísimo tiempo esperando a ese amor verdadero y después de varias experiencias dejé de esperarlo. Aun así, y aunque suene contraproducente, cada noche me acostaba sabiendo que el mío estaba cada día un poco más cerca. Así que aquella madrugada salí al cumpleaños de una amiga casi por obligación, sin ninguna gana. Llovía, y por unas cosas y otras llegamos tarde y ni siquiera pudimos tomar un trago. Entramos a la discoteca, y la noche en principio transcurría normal, sin más. No iba a ser una noche destinada al recuerdo. O eso creía. Entonces, como en una comedia romántica apareció él. Y desde luego, ni los mejores efectos del cine podrían conseguir lo que yo vi. De repente, el mundo desapareció: mis amigas, aquellos chicos que intentaban ligar con nosotras… Todo. Sólo tuve ojos para él. Nunca suelo tomar la iniciativa, pero aquel día, por cosas del destino lo hice. Me acerqué a él, y tras un rato de conversación nos besamos. Al despedirme salí con una mala sensación, temerosa de que al día siguiente él se convirtiera en un rollo más. Pero por causas del destino comenzamos a hablar, y un mes después quedamos. Pasó otro mes más y en el día de mi cumpleaños empezamos a salir formalmente. Ahora desde aquello van a cumplirse tres años: tres años que me han enseñado que nunca hay que perder la esperanza en el amor, que todas esas cosas que envidiamos de las películas pueden hacerse realidad y que es verdad… Existe en el mundo una pieza de puzzle que completa tu rompecabezas, sólo hay que dejar que el destino haga su trabajo y que el tiempo pase. Las malas experiencias que tuvimos anteriormente sirvieron para enseñarnos y llevarnos hasta nuestra persona, nuestra media naranja o nuestra media mitad. Se le llama de muchas formas, pero yo me quedo con amor verdadero.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información