Feroz

escrita por Barreales IV dedicada a Mi gallo

miércoles 29 enero 2014    3.83 corazones

Praga

                                                                 Fecha: 29 de enero de 2014

Querido Feroz:

   Te envío esta misiva a tu última dirección, si no me equivoco era el corral New Hampshire, espero que continúes allí, ya que como sabes, desde la última vez que nos vimos, te perdí la pista. Alguien me comentó que andabas en pendencias, como los viejos tiempos, otros me dijeron que habías enfermado, que ya no eras aquel gallo trabajador, mantenedor del corral. Lo cierto es que me han contado tantas histoiras sobre ti, que prefiero saberlas de tu propio cacareo, es broma.

  La esencia y motivo de esta epístola es que sepas que no te he olvidado en todo este tiempo, que recuerdo cuando eras un hermoso polluelo en el corral del viejo Luther, cuando yo esparcía el maíz molido dibujando un sendero para que tú me siguieras, y vaya si me seguías; o cuando, gallito ya, te llevaba a la pradera para que te pusieras en forma, bueno, para que los dos nos pusiéramos en forma; recuerdo la gallera, aquella infausta noche, donde el otro gallo, creo que se apodaba "El Bravo", te picoteó hasta que caíste exhausto, toda la gente quedó muda ante tamaño valor; para mí fue la peor noche, estuve contigo curándote las heridas, lloré un mar de lágrimas, te pedí perdón, no sé si me has perdonado, deseo pensar que sí. Te repusiste, como no, parecías un húsar en versión animal, tu cresta, tu plumaje, tus espolones, volvías a ser Feroz, mi gallo, pero algo había cambiado. Una mañana te fuiste y no te volví a ver.

  Por lo que a mí respecta poco hay que contar, viajando de tren en tren con mi vetusta máquina de escribir portátil y la vieja cartera de cuero donde guardo los escritos. Ahora estoy en Praga, monumental ciudad, llueve a mares, casi como aquella triste noche. Tu imagen me viene a la mente viejo amigo y por eso, estés donde estés, siempre te recordaré con cariño.

                                               Afectuosamente, de un gallo a otro gallo.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información