ELEONORA TOLEDO MIRANDA

escrita por ISIDORO GUIDROBROS dedicada a BEATRIA BATTISTA

jueves 12 febrero 2015    3.31 corazones

 Eleonora Toledo Miranda.

 

Con manos blancas escribo estas líneas para que sepas que lo nuestro es importante. Más que un día de San Valentín,  preparé un calendario con  noches  mágicas. Perpetuaremos nuestro amor. Nos recluiremos armoniosamente. Sabré contenerte y darte todo el amor y el cariño que precisas.   No  pretendo dibujarte la luna en un trozo de papel, pero puedo conseguirte una fotografía.

Eleonora, tu nombre, tus pensamientos, tus recuerdos, me erosionan  la piel y me ocasionan comportamientos raros y difíciles de explicar. No tendré urticaria. Fiebre de la malaria… Un ruido extraño  me zumba en los oídos como un enjambre de abejas africanas. Temo.

Lo nuestro no es juego de mesa. Es la pura pasión que se expresa y trata de brindar testimonio escrito. Es un grito en la noche. De felicidad ciertamente, por haberte encontrado. Anclados los recuerdos del pasado. Olvidados. Construiremos esta nueva etapa de convivencia. Con la solvencia práctica que brinda la experiencia. Vamos por más. Es más, pretenderé cambiar si me dejas, tu orientación.

Buscaré ayuda para entender, para saber  que sólidos puentes de plata corren de un lugar a otro para permitir un pasaje entre paisaje y peaje… Tu forma de hilvanar palabras me descalabra… Eleonora Toledo Miranda, me caigo por la baranda. Zaranda y Sara zaza, enamorado quiero entender lo que pasa.

Y pasará, que pasarás  a ser Eleonora, Mirando a Toledo. Porque no tolero que no me miren. Pero me agrada que sí, me mimen.

Mientras  espero…Fumo y fumo como el sapo de Carriego. Juego abierto el romanticismo. Atacaré una botella de champagne. Las burbujas siempre sorprenden y encienden pasiones ocultas. Irresueltas. Tal vez olvidadas. Necesito aprenderlas de memoria para continuar esta historia. Brava hoja de ruta. Que me anuda la garganta. Me presiona como una corbata ajustadísima. El amor me invadió tardíamente…

La dama, de mirada atrapante comparte el encandilamiento repentino, sorpresivo pero decidido por lo divertido. Besará  suavemente, o quizá salvajemente,  al enamorado  escriba, que no esquiva las oportunidades. Las enfrenta como una tormenta marina. Sabe que se avecinan momentos románticos de alto voltaje…Y mientras prepara su equipaje. Saca un pasaje hacia el enamoramiento eterno. Tal vez sea el último intento. Contento corre con el viento  de frente  a despachar la carta… Para Eleonora Toledo Miranda. Mirando para todos lados. Soñando como un niño incauto. Exaltado y enamorado hasta las muelas de un juicio que ha perdido hace rato…

Señora de todos mis sueños…

Susurro tierno y cálido. La espero. Pero no sé, si debo esperar demasiado. Tiemblo y palpito…

ISIDORO GUIDROBROS

 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información