El viejo pájaro viajero y locuaz

escrita por Arlette dedicada a Todos los enamorados de la vida y del amor

miércoles 29 enero 2014    4.33 corazones

Querido destinatario:

 Hoy, te escribo para hablarte del pasado…

Aquel pasado en el que yo no era ni la nada en medio del universo mientras, tú, eras la presencia que culminaba el momento.

Nuestras miradas se cruzaron y en ellas estrellas se estrellaron; era el momento pero a la vez el cosquilleo que delataba sentimientos ocultos e insospechables…

Vivimos de recuerdos, del pasado, de lo que ocurrió, de lo que pasó entre nosotros dos.

Dos personas totalmente opuestas que lo único que tenían en común era algo que surgía mientras sus miradas se cruzaban.

Quizás me hubiera decepcionado de ti por el modo tan diferente que tenías y tienes de ver la vida. Solamente te diré, por y sobre todo lo que pasó, que desde aquí dirijo una felicitación a quienes contemplan la vida desde otra perspectiva.

A aquellos que no juzgan por tu forma de ser, a los que no miran el aspecto exterior sino el interior y, sobre todo, a aquellas que aun siendo una nube negra vieron en ti la claridad.

A todos ellos me dirijo dándoles, aunque no les conozca, mi enhorabuena porque verdaderamente lo mejor no se tiene fuera sino que se refleja dentro de cada ser único e irrepetible.

Aun así, siguió el curso de esa gran diferencia abismal y decepcionante. Hasta que un día marcó en mi vida un antes y un después en las fantasías surrealistas en las que puede estar inmerso el ser humano.

Aquel día, llegó a mi vida un intrépido pajarito que amablemente dijo: ¡Vengo a llevarme algo que no necesitas!

Dijo sin más y salió volando velozmente, cuando ni siquiera pude preguntarle por el significado de tal frase.

Poco después me di cuenta del verdadero significado que, bajo la frase, escondía aquel misterioso pájaro.

Cuando notaba que algo me faltaba hasta que me di cuenta de que aquel pájaro se había llevado lo que sentía por ti. Di cuenta a aquella reacción cuando ya nada tuvo el sabor de antes. Cuando todo me supo a nada y cuando nada me supo a todo.

Aquel pájaro viajero y locuaz se llevó mis sentimientos sin más.

 Porque todo tiene un principio y un fin.

 

 

Hasta siempre. 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información