Donde estés, contigo

escrita por Paz Rubio dedicada a A mi bella flor

martes 3 febrero 2015    3.09 corazones

Mi cama ha amanecido hoy de nuevo vacía sin ti, empapada del aroma de tu piel, guardando aún en sus sábanas tus lágrimas del ayer. Es algo que jamás imaginé, abrir los ojos y que no estés, buscarte a tientas en la oscuridad y que mis manos sólo se topen con la fría soledad. Siento un inmenso dolor por tu ausencia que me hace desbordarme con cada recuerdo. ¿Por qué te has ido?

Cierro los ojos pero no duermo, no consigo conciliar el sueño. Mi risa brota de mi garganta sin rumbo y sin fuerza, sin saber a dónde ir, golpeándome en el pecho como un puñal roto y astillado con cada carcajada que nace sin sentido. No tengo ganas de seguir, mis labios se han cansado de sonreír. ¿Qué voy a hacer sin ti?

¿Dónde queda tu mirada angelical al despertarme envolviéndome con ternura cada mañana? ¿Dónde están las caricias de tus manos mientras paseamos? ¿Dónde se esconde el calor de tus abrazos? ¿Dónde se perdió tu voz?

Quisiera poder encontrar todo eso y guardarlo para siempre en un cajón que pudiera abrir cuando necesite de ti, pero sé que nada de eso volverá, que tus preciosos ojos jamás leerán estos trazos desiguales y desesperados bañados por el llanto del amor que siento y sentiré por siempre. Sé que te has ido para no regresar, por eso te escribo para despedirme, para decirte adiós o hasta luego. Hasta siempre tal vez, pues nunca te olvidaré.

Vivo por el amor que me diste, muerto del amor que he perdido.

 

Siempre a tu lado, donde estés, contigo.

 

I.D.L

 

 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información