DE MONTAÑAS RUSAS Y NORIAS

escrita por Eva dedicada a Fede

miércoles 10 febrero 2016    2.00 corazones

En estos 36 años, nuestra vida ha sido como una montaña rusa.

No subió a lo más alto, nos arrojó sin previo aviso a los abismos, nos retorció en sus recovecos y siguió jugando con nosotros, como marionetas a su antojo.

Sentimos el vértigo de la vida sacudirnos de pasión y promesas de futuro. El destino parecía nuestro aliado. Y también, las manos sudorosas supurando emociones ingenuas, limpias y frescas, como chorritos de cariño escapándose por los poros de la piel.

Lloramos sal que paladeamos unas veces juntos y otras separados. No fue fácil compartir el mismo pañuelo. Ni lavar las heridas, borrar los surcos. Muchas cicatrices agrietaron la sólida base con un pálido estremecimiento. Y quedaron fragmentos de amor desperdigados, sin poder recomponerse.

Luces y sombras, antes acompasadas, se volvieron locas, arrítmicas, desconocidas...Iluminando lo peor de nosotros, oscurenciendo nuestra alegría.

Aquí estamos. Marchitos, ajados, pero aún de pie. Humillados y desvencijados, pero capaces de continuar juntos el camino. Quizá con la vaga esperanza de un día poder bajarnos de esta montaña rusa y probar la serenidad , la calma de la noria de otra vida.Tener la sensación de tocar el cielo. Y decir "te quiero" sin que los vaivenes no corten el aliento y se lleven nuestras palabras al vuelo.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información