Confesión

escrita por Úrsula M. A. dedicada a la soledad

jueves 12 febrero 2015    0.00 corazones

Como aliada de muchas personas en el mundo, debo decirte que has sido buena compañera. Cualquiera, como yo, te daría gracias por haber acudido en esos momentos en los que tanta falta hacía un respiro, un tiempo para reflexionar o para empezar de nuevo... Sin ti sería imposible que el día a día fuera más llevadero.

Por tanto como sabes de la vida, sabrás también que no está llena de situaciones infinitas. Sabes que nunca he querido hacerte daño; y menos ahora. Así que, por favor, no quiero que por estas palabras te sientas desdichada. No pienso abandonarte. Sólo te digo que es hora de que tú y yo dejemos de ser inseparables. Deseo con todo mi corazón que no abandones esa paz y ese sosiego que te hacen ser única.

Seguro que, en algún lugar, debe haber alguien que necesite ahora tu consuelo. Pero, antes de que partas, ten en cuenta que sin ti no habría entrado en el camino del amor.

Te recordaré siempre.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información