Carta a ella

escrita por Rigar dedicada a Ella

martes 31 enero 2017    2.75 corazones

Son las 3 de la madrugada y aunque fue un día pesado no concilio el sueño, la lluvia es constante, hasta el cielo llora mi pesar, quisiera que estuvieras junto a mí para que tus brazos arrullaran mi corazón, pero eres una estrella fugaz. Te escribiré una carta, tal vez mi alma es masoquista o soy un melancólico empedernido que leerá una y otra vez hasta que mis ojos queden completamente secos.

Para ti:

Apareciste en mi vida sin fanfarrias, no causaste revuelo en mi corazón, cada quien continuó con su vida cotidiana, jamás pensé en fijarme en ti, tal vez porque no te conocía lo suficiente. Pasaron unas Navidades y me fui apegando a ti, las bromas se hicieron cotidianas, igual que los saludos, los intereses en común son pocos pero encajaste perfectamente con lo que nunca busqué, pero que siempre necesité, una mujer de bondad y dulzura, de refinada cultura. Sin darme cuenta ocupaste un lugar en mi corazón, el único, ¿cómo es que no me percaté de tu risita de niña? O de tu mirada furtiva, de tu indiscreción al preguntar o de tus muecas, ¿cómo es que no vi antes la gran persona que eres? Como pude estar ciego y no ver el brillo de tu sonrisa que hace feliz a mi alma maltrecha, te convertiste en mi sol de medianoche y en mi luna de medido día.

Trate de acercarme más a ti, busqué un amor en tu mirada pero no hubo respuesta satisfactoria, el insomnio comenzó, llueve a toda hora a pesar de no haber ni una nube en el cielo, los colores se volvieron opacos hasta volverse todo gris, la soledad, al parecer, mi fiel compañera.

¿Habrá esperanza? Tal vez en mis sueños, así que cerraré mis parpados tratando de vislumbrar escenas ilusorias, donde te tomo de la mano y con la otra quito el cabello que cubre tu frente, acomodándolo sobre tu oreja, en el trayecto acaricio tu mejilla y mientras nos tomamos de ambas manos me acerco a tu oído para decirte: cada momento que pasemos juntos es especial, no sabes lo importante que eres para mi vida y para mis sueños, siempre quiero verte sonreír porque cada vez que sonríes me enamoro más de ti. Así que veo tu sonrisa, me abrazas y nuestros labios se acarician.

Tal vez mi carta te parezca loca, tal vez el bullicio se quedó mudo y el silencio se volvió estridente, tal vez las razones se escaseen y naveguemos en un mar de sueños, tal vez hoy quise extrañarte igual que ayer.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información