Cada día te diré: Te quiero.

escrita por Albert dedicada a Paula

jueves 6 febrero 2014    2.76 corazones

  Recuerdo cuando te conocí, era casi noche y estaba nervioso. El corazón me latía más rápido de lo normal, como si quisiera salir de mi pecho para reunirse con su dueña: tú. No podía creerme que hubiera sacado el valor para quedar contigo. Hace ya tiempo que me había fijado en ti; te miraba ocultado por el miedo, y la timidez. Pero aquel día, todo aquello quedó atrás. Apareciste tú, como de la nada, y lograste iluminar la fría noche. Por un instante el mundo se paró ante mí, y lo único que podía ver, oír o sentir, era a ti. Tus ojos de un verde cálido se clavaron en mis oscuros ojos, y no podía apartar la mirada; sentía algo tan intenso como el fuego. Aquella fue la primera vez que me hiciste sonreír, con tu sola presencia, la primera de muchas sonrisas. Tus palabras acariciaron mi oído, como la más dulce música, estremeciendo todos mis sentidos. Cada vez que me hablas revives aquel instante, aquellas palabras, que comenzaron tan bella historia. Y aunque breve fue el momento, muy dentro de mi quedó marcado, gravado en mi corazón para siempre. No podía dejar de pensar en ti, ni quería hacerlo. Por el día eres mi único pensamiento, y de noche te conviertes en el más dulce sueño. Sueño con poder dormir abrazado a ti, escuchando los latidos de tu corazón, y que sea tu calor el que me abrigue. Que cada mañana mi único despertador sean tus <<te quiero tonto>>, y tu rostro sea lo primero que vea. Llevarte el desayuno a la cama, y susurrarte al oído:

 

Te quise, te quiero, y te querré.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información