ALMA OPUESTA

escrita por jof dedicada a LOS QUE LUCHAN POR SU AMOR

jueves 26 enero 2017    2.73 corazones

Querida alma opuesta,

¿Por qué escribirte estas líneas?  ¿Por qué, sabiendo que provocarán en ti esa sonrisa malvada de la que no consigo desengancharme?

 

Tan solo dime cómo lo has hecho. Cómo puedo yo romper este conjuro de otro mundo u otra dimensión. Ninguno de los dos ganamos con este absurdo juego en el que tú zarandeas mi voluntad a tu antojo, y yo me resisto a pesar de saber que no soy dueño ya de mi voluntad y de mi arbitrio.

Te suplico que sueltes mis amarras, que rompas ese conjuro para liberar mi perseverancia en tu amor. Que castigues a mi alma con el más fatal de tus gestos, o simplemente con la más profunda de las indiferencias.

Pero si tú lo quisieras, si tu alma escapara del puerto donde adquiriste ese gris aura de infelicidad, de los brazos que nunca te dieron la mayor de las mitades, de esos besos conservados al vacío, superficiales e interesados, y de todas esas cosas de las que te niegas a hablarme por miedo al dolor todavía insatisfecho, si así lo quisieras, entonces no sueltes mis amarras. Pon tu mano en la mía y bríndame tu cuerpo para unirlos con delicados gestos, para atarlos de caricias, soldarlos de confianza e intimidad, para derretirlos con pasión y desenfreno.

Opuesta alma mía, ¿por qué continuar con este sufrimiento que coarta nuestra felicidad? Tú no quieres que me vaya para seguir descargando sobre mí toda la pena que otro te afligió, ¿acaso de eso soy merecedor?  Yo por mi parte no quiero, ni puedo irme de tu lado. Acarreo con toda la melancolía que depositas en mí y de la mejor forma trato de reciclarla; la consumo lentamente para transformarla en pequeñas sonrisas para tu rostro, en miradas sugerentes, en caricias inocentes que erizan tu vello. Pero cuando te siento ya cerca, cuando atravieso tu plúmbea resistencia, vuelvo al callejón sin salida de tu alma, a las muecas de dolor y la negación de mis labios suplicantes.

¿Qué hacer con este disparate si ninguno quiere prescindir del otro, si tú te resistes a mi entrega más absoluta?

Querida, mi alma opuesta, seguiré tenaz en mi amargura hasta que el tiempo y el olvido curen tus heridas, hasta que ambos entiendan que merecemos por fin ser felices juntos, pues prefiero las espinas de tus caricias que la dulzura en otros labios.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información