Acrobacia epistolar

escrita por Amarilis dedicada a Pablo

viernes 10 febrero 2017    2.55 corazones

      Querido Pablo:

 Amor mío, que apuesto me pareces... ¿cómo describir al hombre que pone en alerta todas mis empociones, al hombre que excita todas mis pasiones? Tiene ese caballero unos ojos que me impulsan a cobrar de nuevo alientom y que me provocan una inlamación de los sentidos, un deseo intenso de abrasarme en sus brazos. Tiene también un carácter que me hae soñar con amarle hasta la locura, con fundirme con él formando durante unos breves instantes un estrecho lazo que sea el testimonio de neustra voluntad de querernos.

 ¿Sabes? lo que yo siento por ti, es lo más hermoso, lo más bello: el miedo a quedarme sola ene el universo y la tranquilidad de tu abrazo, la seguridad que me da ssaberte cerca, saber que nuestra sangre late ardiente cuando nos pensamos. Cuando tú eres feliz, yo so feliz, cuando tú sufres, yo muero.

 Amar significa una cosa, significa que reina una llamrada en nuestro interior, un deseo irrefrenable que jamás se extingue, pero significa también candor y dulzura, ternura y cariño, así siento yo tu presencia. Reñir y hacer las paces después, reír por tonterías, llorar por un pequeño error, eso es amor.

 Me temo que el fuego de nuestra pasión no se apagará nunca hasta dentro de mucho, y lo que sé con seguridad, es que si tú y yo nos encontramos dentro de veinte años, con una sola mirada, crepitará de nuevo el deseo, y un grato recuerdo inundará nuestro cuerpo. Por el verdemar de tus ojos, esos en los que fugazmente nada la melancolía, yo me perderé, me perderé en tus misterios y entre tus sábanas.

 Cuando te acercas a mí, sin vacilación ni temor, aunque tiemblo, hay una atracción tan fuerte que lo olvidamos todo, nada tememos, ni la vida ni la muerte, sólo permanecemos flotando en el mismo sueño de polvo de oro. Nos bebemos el alma lentamente entrelazando neustras manos, sabiendo que somos nuestros.

 Te quiero, te deseo y te adoro. Disfruto contigo como con nadie, y una caricia tuya consigue derretirme. Cuando siento tus dedos recogiendo mis mareas mientras nos besamos, notarás como laten mis labios jugosos y yo veré que tus pupilas húmedas se dilatan. Cuando me susurras que me deseas, se me encienden las mejillas, el vientre, se agista mi respiración, y mis mariposas brotan de mi alma como rompe una flor, y entonces ya no puedo dejar de pensar en ti.

 Me gusta hablar contigo porque comprendes todos mis dilemas y porque noto que em quieres de verdad y que te importa lo que te digo. Y noto también que siempre me acompañas, incluso cuando no estás, y me proteges y yo te cuido. Me gustas porque sí, no hace alta ninguna respuesta racional, simplemente te quiero y deseo compartir mi vida contigo, nada más.

 En esta carta quiero proponerte un plan de futuro: seamos felices, olvidémonos de nuestros pasados amores y entreguémonos al neustro, joven oxigenado, el que da la felicidad, la frescura y la paz, y no el sufrimiento y la angustia. Date a mí como yo me doy a ti; entreguémonos todo, seamos dichosos y disfrutemos de una  vida sencilla en la que después de muchos años, cuando nuestro amor se haya calmado, esperemos a que amanezca para vernos despertar, y despeinados y sin artificio nos amemos más que nunca. Vivamos como queremos vivir, sin miedo a lo nuevo, sabiendo que lo nuestro es único, especial, como probablemente nunca vayamos a encotrar ni tú ni yo. Démonos tiempo para enamorarnos con profundidad, pensemos una existencia en común, en neustros abrazos, juntos, besándonos, queriéndonos.

 Cariño mío, una carta de amor es el único regalo que puedo ofrecerte, aparte de todo mi cariño y la sonrisa más dulce que puedas imaginar. Te deseo una vida eliz a mi lado si así lo deseas. Te amo.

 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información