A tí, sin anestesia

escrita por Habana dedicada a M.C

lunes 2 febrero 2015    2.14 corazones

Llueve, llueve fuera y en mi interior también. Pero no son todas las lágrimas amargas, algunas saben a miel, las últimas gotas que me degaste para rebañar.

Márchate, déjame autodestruirme. Déjame destruida. Levántame de entre las cenizas de mi furia, o no, déjame saborearlas un poco más. Desnúdame, déjame en carne viva, o no, cúrame con tu saliva.

Ven, dame la mano, ayúdame a apretar mi corazón, páralo, arráncalo, ya no me sirve. Déjalo en el suelo, suavemente, déjame mecerlo, déjame curarlo.

Apártate, hazme valiente, deja que salte al fondo del pozo, que se inunden mis pulmones, que quemen. Aráñame, haz que sangre, que cada gota que manche mi camino se lleve un recuerdo, una virtud, una mentira.

Ahora bésame, muérdeme, cómeme. No dejes que exista mi cuerpo, deja que mi alma flote, o no, corta la cuerda que la une a ti, deja que escape. Hazme libre.

Desgárrame, haz que salga el grito que agarro dentro. Libérame de mi carga, libérame de ti, o no, abrázame, junta mis pedazos, los que tú has roto.

Mírame, mira mi fuego, ¿ves como me consume?, ¿ves como arde mi ser?, ¿ves como duele, así, sin anestesia?

Apágame, enciérrame, pero no tires la llave, déjala puesta al salir. No me encadenes al pasado.

Acaríciame, deja que te sienta, la última vez. Y ahora sí, márchate. Mira desde tu cima como me levanto. ¿Ves como sigo? Así, sin anestesia.

Olvídame, que no sea más que una bruma que a veces te tiente. Ignórame, no recuerdes mi perfume cuando camines entre la gente. Confúndeme y luego piérdeme, ¿recuerdas como lo hiciste? Sí, así, sin anestesia.

Extráñame, desespérate, vuélvete loco. Trepa por tus paredes vacías, arrepiéntete, maldíceme, que tu alma sangre. ¿Ves a quién me parezco? A ti, sin anestesia.

Y luego, sé feliz, vuela. Besa otros labios, quiere otras manos, muerde otros pechos, ama otros ojos.

Recuérdame, como se hace con aquello que se quiso, difusa, lejana, infinita.

Y cuando nos volvamos a encontrar sonríeme, deja que pase a tu lado como si ya nos hubiéramos olvidado, mira a otro lado, sigue tu camino.

Despídete. Yo te debo algo, sí, a ti, sin anestesia.

Habana.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información