"A ti con cariño"

escrita por Nevus83 dedicada a mi pequeño gran Gladiador

viernes 12 febrero 2016    2.92 corazones

Con estas pequeñas palabras en esta carta me gustaría que supieras una parte de todo lo que llevo dentro de mí y que nunca te he dicho.

Cuando veas  que el sol brilla, obsérvalo y piensa que brilla gracias a ti, que alguien te está amando en esos momentos, que representa la vida que me das cuando estás a mi lado y la luz que le das a mi corazón.

Cuando veas la luna, mírala y recuerda que a tu lado he pasado las mejores noches de mi vida, han existido risas, caricias, miradas, silencios, a veces algunas lágrimas, pero de emoción, alegría, tristeza, representas mi serenidad, mi estabilidad, no te importa la hora para estar a mi lado, ni el lugar, recuerda siempre ese brillo y resplandor.

Cuando percibas el olor de mi perfume, ese que tanto te gusta y que siempre me regalas, párate y piensa, es ella ¡Si yo! Esa que siempre la has acompañado a todos sitios, la que cuando subes las escaleras le preguntas cuando llegas a casa ¿acabas de llegar? la que, ése simple olor a rosas te hace recordarme y hacer de mi persona alguien especial, esa chica que te ama con locura.

Cuando veas un corazón, no sólo pienses en mi problema,  piensa que él por ti daría la vida lo que esté en este mundo, como tú se lo has demostrado muchas veces, sin importante a veces jugarte tu puesto de trabajo para acompañarme, sin mirar las consecuencias sino estar a mi lado, yo te quiero igual, sé que has dado mucho por mí y eso no tiene precio.

A veces te veo y pienso que no te merezco pero si alguien te puso en mi camino fue por algo, no debo pensar en ello porque todos tenemos derecho a ser amados, tengo la fortuna de tenerte y doy gracias a diario por ello, por eso y ahora me toca a mí, cada vez que veo algo tuyo, tus libros, el olor de tu ropa, solo pienso en como estarás mientras trabajas y en el día a día porque gracias a ti he vuelto a vivir muchas veces, gracias por existir,  darle la luz a mi camino, esa que nunca tuvo hasta que tú apareciste.

Porque con tan sólo mirarnos nuestras miradas ya son cómplices y hablan por sí solas.

Te amo.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información