A mi madre

escrita por Juan dedicada a Mi madre

martes 3 febrero 2015    3.12 corazones

A mi madre:

Pronto será tú cumpleaños y no podré estar contigo aunque me hubiera gustado como en años precedentes. Sé que estarás apenada sobre todo por el motivo que nos separa, pero no te preocupes, mi pensamiento y mi corazón estarán a tu lado. Quiero darte las gracias por todo cuánto has sufrido por mi culpa. Mi padre y tú padecisteis un calvario a causa de mi llegada a este mundo sin preaviso ni demora. Tus padres fueron contigo, en esos momentos difíciles, unos perfectos extraños que no demostraron humanidad ni amor. Ese amor paternal que vosotros siempre desplegasteis para conmigo, en ellos brilló por su ausencia. A pesar de las dificultades, aquí estoy gracias a ti, convencido de que en otras circunstancias o momentos esto no hubiera sido posible. El mes que viene se cumplen dos años desde que nuestra familia perdió al hombre que lo fue todo para ella. Tu marido y mi padre, han dejado una huella imposible de borrar; recuerdo que solo el tiempo podrá atenuar,  jamás olvidar. Todavía evoco cuando en su lecho de muerte yo le hablaba y animaba a cumplir nuestro aniversario juntos. “Haré lo que pueda” respondió. ¡Qué largos pueden hacerse los días! ¡Qué inexorable e injusto el destino! Y no pudo el pobrecico.

¡Qué difícil resulta expresar los sentimientos! Llenar una cuartilla o un libro, de palabras que suenan bonito pero que en el fondo, y quizá hasta en la superficie, pueden resultar hueras, ficticias y rebuscadas, posiblemente con mucho tiempo fuera capaz de escribirla. Para expresar los sentimientos que nos unen desde hace tantos años, una vida, no necesitamos el lenguaje escrito para ello. Hasta el oral nos sobra. Solo en los momentos más emotivos, cuando las emociones resultan incontenibles, las lágrimas ayudan a las palabras y no puedes reprimir un “te quiero mucho hijo”. Como si no lo supiera, aunque no me lo digas. Nuestra comunicación no necesita de más expresiones de amor mutuo. Lo sabemos y nos basta.

Por ello, esta misiva no tiene como fundamento decirte que te quiero, pues lo sabes, sino hacerla llegar donde aún sin conocerte, sabrán que fuiste una mujer, casi una niña, y una madre valiente que luchó y sufrió por un hijo que hasta pasados bastantes años, no supo del tormento y el desprecio de quienes debiendo haberte apoyado y protegido, hicieron justamente lo contrario. Por todo ello, madre, felicidades en tu cumpleaños. Te quiere, tu hijo. Juan

 


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información