A ESA PERSONA QUE A TODOS NOS ENSEÑÓ A AMAR

escrita por Lorens Sanguched dedicada a A QUIEN TODOS AMAMOS

sábado 1 febrero 2014    3.50 corazones

Lo sé, no debo escribirte. Lo sé; tú ya no me quieres. Lo sé; el amor se ha hartado de nosotros, se ha dado la vuelta y ha seguido su camino.

 

Lo sabes; soy un canalla, mi bien es mal disfrazado y la mentira es mi única verdad. Lo sabes; tú no tienes ninguna responsabilidad, mi existencia y mis actos son los únicos culpables.

 

Perdona, antes no lo sabía. Ahora lo sé. En cuestiones de cariño, lo bueno une y lo malo separa. No lo sabía. Mas mi desconocimiento no me convierte en un tonto.

 

No, no soy un tonto. Entiendo que a veces la mejor manera de ayudar a los que amamos es alejarnos de ellos. Y supongo que por eso te fuiste. Pero dime, ¿qué hago ahora con mi memoria? Si todavía recuerdo que a tu lado todo invierno era cálido, la soledad huía espantada y que cogido de tu mano, era feliz. No, no soy un tonto. Comprendo que en ocasiones la ausencia se encarga de reemplazar amor por olvido y ayer por nunca. ¿Es eso lo que ha pasado? ¿Las horas me han borrado de tu evocación?

 

Si es que soy un tonto; creía que al abrigo de tu amor todo dolor pasaría y la alegría volvería a anidar en mi entraña. Sí, soy un tonto; en realidad no volverás. A todos nos gana el tiempo, a todos nos llega el olvido.

 

Te has ido. Y te siento lejos y me siento morir; y me derrumbo y mi vida parece importar menos que tu ausencia. Te has ido. Y sin ti ya no recuerdo ninguna belleza, y tampoco la veo.

 

¿Dónde estás? Me pregunto, pues tu recuerdo me abandona raramente. ¿Dónde estás? Sembraste en mi memoria, tanto, que borrarte de mi mente sería quedarme sin remembranzas.

 

Así es. Ahora únicamente me quedan recuerdos. No sé dónde estarán tus pasos lejanos ni sé a dónde marchará tu andar ni a quién hoy hablarán tus manos. No sé si he de morir aún mil veces antes de encontrarte ni si buscarte me costará la tumba. No sé nada y a la vez sólo sé, que no duele tanto que no estés como que no quieras estar.

 

Vuelve, tras dejarme la vida ha sido lo que nunca debió ser, lo mío no ha sido futuro sino condena. Vuelve, sin ti el reloj se detuvo; luego de tu partida todo instante ha parecido parte del mismo día y yo, incansable, he seguido persiguiendo tu recuerdo, seguro de que un minuto feliz en mi mente sería la eternidad sin tu ausencia. Vuelve, para amar hoy, pues en ti me espera el mañana. Vuelve, para darle vida a mi vida.

 

Ven, zurce con caricias las heridas que dejó tu partida. Ven, hasta el diablo cambiaría por amor. Ven, inmenso es el mundo sin ti y vieja es mi vida sin tu amor. Ven, tu pasado es mi presente. Ven, jamás he sentido libertad estando lejos de ti, y sin tu abrazo soy un prisionero en mí mismo.

 

Lo sé, tú me has olvidado, y el olvido es peor que el desprecio. Lo sé, me eres ajena. Lo sé, la noche no pasará y me cansaré de esperar al sol nacer. Lo sé, los días han seguido girando sin fin, uno sobre otro y mi mente ha continuado contemplando tu recuerdo, andando por paisajes impropios, engañada, añorando que vuelvas a mí como atada a un juramento.

 

Regresa, sin tu mirar, ciego estoy. Regresa, mis labios dijeron adiós antes de que mi corazón se decidiera a hacerlo. Regresa, aquí todo es dolor. Regresa, el fin de la aflicción será nuestro inicio.

 

Lo sé, ya nada tiene sentido y para el amor esperar, es morir. Lo sé, destruiste mi vida para construir tu futuro. Lo sé; pero aquí espero, porque esperar para mí siempre ha significado esperarte. Renunciar a ti sería renunciar a mis sentimientos.

 

Espero. Para los que amamos, el pasado no es olvido. Espero. Siempre más puede, el amor de hoy que el rencor de ayer. Espero. Mil caminos he tomado y parece que todos conducen a ti. Espero, con todo el amor que consienta mi vida que el destino no retrase ni un minuto más la dicha de estrecharte contra mi pecho.

 

Lo sé, no debo escribirte. Lo sé, tu ya no me quieres. Pero soy un niño y eres mi madre. Regresa cuando quieras, siempre será hoy.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información