A aquello que me dio sentido

escrita por Elsintítulos dedicada a Noemí

sábado 7 febrero 2015    3.03 corazones

Y es que tú, solo tú, me regalaste sensaciones que la vida no me había presentado. Quizás, ese es mi regalo. Quizás el único, pero el más ansiado.

Y así, solos, muy solos, pero juntos, muy juntos, construimos lo que ahora es nuestro mundo.
Burbuja de sensaciones alegría y emociones, todo junto, muy junto, todo nuestro, muy nuestro.
Sin más, viviendo con lo puesto, apuesto, que muy pocos sienten algo parecido a esto.

No obedecemos, creamos. Sentimos y no pensamos.
El mundo nos parece absurdo, algo burdo digno de planos palurdos, con un ratio de emociones sin fluctuaciones, de seres viviendo por vivir, que alegría, mi niña, ser así.

Que alegría sentir contigo, convivir y volver a sentir que estas ahí, blanda, tierna, dulce, blanca, sonriente.
Sin seguir la corriente de un río, que desemboca en la tristeza, la pena y el vació, sobretodo el vacío. Vacío que llenaste apenas llegaste, sin querer te quedaste, y fuiste maestra de esta mi cabeza perdida en un mar de dudas, navegando en aquel río sombrío, siempre a contracorriente, pero la deriva en aguas que quizás no mojaban, que quizás no eran rio, quizás lo que helaba, era solo el vacío.
Llenaste de vida este corazón transido, de aquella manera como tú solo sabes y que solo yo conozco. Perdón si a veces, mi vida, fui tosco.

A mi manera, siempre equivocada, que yo solo quiera dejarte a ti fuera de todo lo existente.
Tu mente y mi mente juntas y elocuentes, en el mundo solo presentes, pero transeúntes de otros muchos lugares, diferentes a estos, a los que suele ir la gente, ellos no son pudientes de eso que tú si. Sensibilidad, dicen algunos, quizás valiente poner nombre a algo tan reservado a unos pocos, para mi privilegiados.

Todo elevaste a la máxima potencia en mi persona, en esta una vida sedienta de algo como tú.
Ese tú mío, ese tú tan tú y a la vez tan yo y a la vez tan mío.
Ese al que mi vida sin dudar le fío, ese que te hace ser tú y no otras, todas iguales, todas normales.

Palabras absurdas siempre en la penumbra pero que nacen sin contención y a las que a veces, para ti, les doy color.


En esta web utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios, lo que nos permite mejorar la información y la publicidad que te mostramos y adaptarla a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Más información